El delegado de Medio Ambiente, Antonio Martínez y el alcalde de Adra, Manuel Cortés, han visitado los trabajos de la restauración ambiental que la Junta de Andalucía está realizando en el tramo final del río Adra, catalogado en el Plan de Gestión de Riesgos de Inundación, aprobado junto al nuevo Plan Hidrológico de la Cuenca Mediterránea Andaluza, como ‘Área de Riesgo Potencial Significativo de Inundación’.

Booking.com

Cabe recordar las graves inundaciones ocurridas en la localidad abderitana hace dos años después de desbordarse el río a causa de las intensas lluvias, lo que llevó a miles de vecinos de la localidad a salir a la calle para exigir la limpieza del cauce.

Los trabajos del río Adra tienen por objetivo la recuperación de la capacidad de desagüe del mismo, la reducción del riesgo de derrame e inundación y el inicio de los procesos de ecorestauración natural de los hábitats fluviales autóctonos. Se ha actuado en una superficie lineal de 7.589 metros que equivalen a 49,01 hectáreas, retirando 4.988 toneladas de residuos. En total, se actuará sobre 8,3 kilómetros del cauce.

Los principales tipos de materiales extraídos provienen de la agricultura (plásticos, alambres, envases de fertilizantes…), ganadería (cadáveres de ganado caballar, caprino, ovino y porcino), construcción (escombros y materiales de demolición) y del entorno doméstico (electrodomésticos, neumáticos…). Además, se han llevado a cabo trabajos de poda y triturado de las especies exóticas que proliferaban en el cauce como el cañaveral, acacias, ricino o tabaco moro, entre otras, generando 9.127,32 toneladas de biomasa vegetal.

El volumen de residuos vegetales generado, unido al de los residuos agrícolas, de construcción y domésticos recogidos en los trabajos de saneamiento ambiental, indican la cantidad extraordinaria de depósitos que soportaba el lecho y que condicionaban el buen comportamiento del mismo. Otra actuación imprescindible ha sido la ejecución de recolocación de sedimentos, movilizando 13.647 metros cúbicos que han permitido la naturalización del cauce.

Antonio Martínez ha anunciado la futura continuidad de los trabajos en el río Adra, dando así respuesta al Acuerdo adoptado por el Pleno del Ayuntamiento de Berja a instancia de la moción formulada por el grupo socialista de Berja, para la redacción de la segunda fase de este proyecto. Una fase que se vinculará íntegramente al término municipal de Berja actuando sobre el subtramo de los ríos Grande y Chico, aguas arriba del subtramo que ahora se finaliza en el término de Adra. Asimismo, se están abordando múltiples trabajos de saneamiento y acondicionamiento ambiental de cauces fluviales como la Rambla de la Estanquera, Barranco de las Adelfas y Barranco de las Albuferas.

El delegado Martínez ha incidido en «la obligación que tiene el Gobierno Central de acometer las obras de Interés General que tan necesarias son en una provincia como Almería para paliar el déficit hídrico», y ha destacado que entre estas obra que el Estado no está realizando se encuentra el encauzamiento del río Adra y la mejora de las infraestructuras hidráulicas de los riegos de la zona del Poniente de este municipio, además de la desaladora del Bajo Almanzora, la segunda fase de la desaladora de Carboneras y su conexión con el Campo de Tabernas, la ampliación de EDAR de Adra, Roquetas y de El Ejido, la desalobradora de la Balsa del Sapo y la de Fuentes de Mabella, entre otras.