El proyecto Caminos Escolares Seguros llegará en su primera fase hasta un total de cinco centros educativos abderitanos. Los CEIP Mare Nostrum y San Fernando, los IES Abdera y Gaviota y la Escuela Infantil Mar Azul son los centros sobre los que se están diseñando las primeras acciones y rutas específicas para intensificar la seguridad peatonal de los escolares, debido al alto volumen de alumnado que soportan y las problemáticas de movilidad que presentan actualmente.

Booking.com

El objetivo del Ayuntamiento de Adra es testar este plan para extenderlo de forma progresiva a todos los centros escolares del municipio, haciendo posible un incremento real y eficaz de la movilidad en las áreas de influencia de los complejos educativos. Se hará especial hincapié en las medidas preventivas de seguridad y ordenación del tráfico peatonal y de vehículos.

El alcalde de Adra, Manuel Cortés, ha destacado que el proyecto Caminos Escolares Seguros “reforzará la seguridad en el entorno de los centros educativos, ya que uno de los principales objetivos es evitar colapsos de tráfico, al mismo tiempo que daremos pasos muy beneficiosos para la movilidad de los niños y niñas, fomentando el transporte a pie”. En este sentido ha avanzado que la redacción del proyecto “se encuentra prácticamente concluida” por lo que “el próximo mes de enero se darán a conocer, tanto las medidas como los materiales que se emplearán para alcanzar el objetivo de configurar itinerarios seguros para los escolares, en los que existirá una colaboración estrecha entre Ayuntamiento, AMPAS y profesorado”.

Aportaciones de los centros educativos
Así se ha pronunciado tras asistir a una reunión técnica mantenida junto a la concejala de la Edusi, Carmen Belén López, los responsables de la redacción del proyecto de AIMA Ingeniería, representantes de las AMPAS y profesorado de los centros educativos en los que se pondrá en marcha la primera fase de este proyecto, así como técnicos municipales.

En el transcurso de la reunión se han dado a conocer los avances en la redacción del proyecto, exponiendo los primeros borradores de medidas a adoptar. Además, el encuentro ha servido para intercambiar impresiones acerca de los avances del proyecto e incluir aportaciones y sugerencias de los representantes de las madres y padres y del profesorado. Se trata de un proceso participativo esencial, ya que tanto el profesorado como las AMPAS tendrán una implicación activa para garantizar la implantación y el correcto desarrollo del proyecto, basado en la co-responsabilidad y coordinación entre administración y comunidad educativa.

El proyecto ‘Caminos Escolares’ prevé el diseño de itinerarios adaptados, señalizados y controlados. Actualmente se está realizando un análisis de la caminabilidad del núcleo urbano y el entorno de los centros educativos, en base a un estudio de los diferentes archivos de partida, inspecciones técnicas visuales y reuniones de trabajo con el personal técnico de las diferentes Áreas implicadas del Ayuntamiento de Adra y agentes locales.

Fortalecer la seguridad y autonomía de los escolares
Los objetivos generales que se buscan con la implementación de los caminos escolares son principalmente la promoción de la autonomía infantil y la seguridad vial; la sensibilización hacia la mejora de los desplazamientos habituales con medios más sostenibles, sobre las ventajas de acudir al centro de manera autónoma y las repercusiones que tiene el mal uso del transporte. También persigue invitar a reflexionar sobre los diferentes medios de transporte y sus ventajas e inconvenientes, los hábitos de transporte o el fomento de hábitos responsables a la hora del uso del transporte y trasladarlos a desplazamientos a lugares que no sean la escuela.

Incluido en Adra Ciudad 2020
‘Caminos Escolares’ se encuentra incluido en la Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible ‘Adra Ciudad 2020’, cofinanciada en un 80 por ciento por fondos FEDER y en un 20 por ciento por el Ayuntamiento de Adra. Concretamente, se encuentra situado en el Objetivo Temático 4: Movilidad Sostenible. La redacción del proyecto ha sido adjudicada a AIMA Ingeniería por importe de 15.700 euros y se espera que esté concluida esta fase antes de final de año.